Tengo chocolate amargo

Josué navarrete NAVARRO

Mi familia es arisca a todo lo que tenga que ver con política y con violencia; ese es nuestro círculo de amor. Apenas empieza septiembre, las llamadas telefónicas entre nosotros llevan titulares de asados, pipeños, vacaciones y cuidado. Mucho cuidado (como siempre, en realidad). En la calle, el calor y el frío se van balanceando con las banderas chilenas y el sol. Van inclinándose con un viento frío.

Fui a buscar mis lentes nuevos a la Rotter & Krauss que queda en una esquina de Mac Iver; la que está frente al Teatro Municipal de Santiago. Me dijeron que los lentes se atrasaron un poco, que estarían listos en 4 días más. Me habían llamado en la mañana para avisarme, pero como me levanté tarde y desayuné a las 12:30, no le di importancia al número desconocido que me buscaba mientras soñaba. Ya no recuerdo ese sueño; hace poco leí en Facebook el típico y mitómano titular de «según un estudio» junto a algo que me dio severa calma: la mayoría de los sueños no significan nada. Así que tampoco me acomplejé por la postergación de mis lentes. En realidad, nunca me quejo de las postergaciones. Podría decir que hasta me seducen.

Pinché el ícono «librerías» en mi celular, mientras seleccionaba el disco que iba escuchar para encontrar el libro que debo leer en la universidad, un diario de abstinencia de un escritor (al final puse el ADROMICFLS4 de Yung Beef). Qué lata, tengo que leer a otro cuico de nuevo, pensaba mientras veía los precios en la Feria Chilena Del Libro y escuchaba Intro. Tú no eres como ellos. Baby, ríete de ellos. Tú eres una estrella. Ellos sólo son destellos. ¿16 lucas sale el libro? ¿De casualidad no tiene descuento? No amigo, me dijo la chica que me atendió. Le dije a mi padre por Whatsapp el precio, con ese emoji que tiene X en vez de ojos. Lo compré y lo abrí de inmediato. Lo leí bastante al almorzar en el parque, y mientras mi abuela paterna me llamó para saber si estaba bien, si me iba a ir luego para la casa. Con su voz, sólo podía ver el libro en mis manos. Por más que intentaba leer mientras ella me hablaba, no podía.

Después le compré el alimento a mi gata, con sobrecitos de salsa con carne que dibujaban su cara idéntica. Tomé el metro y la micro hasta mi casa. Llegué, dejé mis cosas en mi pieza, abrí una cerveza, y mi madre me pidió acompañarla a ver a la abuelita. A mi abuela materna. Me subo al auto con la cerveza y el diario. En el camino hablamos sobre mi tío. Lo extrañamos mucho desde que murió el año pasado. 

Tomamos once viendo Moises en el TVN. Al terminar mi té, me senté en el sillón de mi abuela, y leí un fragmento (del libro) escrito un 11 de Septiembre. Era mínimo en comparación a los otros días que leí, y era un diálogo de un amigo del escritor que cuestionaba a las redes sociales, sobre lo saturadas que estaban con la rememoración de la dictadura. Me dio pena. Lo sentí frío. Después nos fuimos con mi madre, más contentos que en el trayecto de ida. Unos balazos nos despidieron de Renca.

Al llegar a mi casa, siendo ya las 10 de la noche, recuerdo que el viernes pasado estuvo de cumpleaños una amiga y vecina, porque unas fotos suyas se me aparecen en Instagram.  Le comento «oye veámonos mañana te tengo un regalo»; ella pone muchos emojis sorprendidos y me escribe por interno. Tengo una cola, me dice. Estoy con pijama. Voy, le escribo. Te espero en la plaza. Espérame, me dice. Y parto. Le miento a mis padres diciéndoles que iré a comprar cigarros.

Le dí la novela; le encantó. Conversamos un poco y recordamos que en La Pincoya siempre se va la luz para el 11. Ambos somos de allá. Ella me ofreció un poco de chocolate amargo. ¿Te gusta?, me preguntó. Sí, le dije, pero en realidad no sé si esa sea la verdad.Lo comí, y sigo sin saberlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s