Extractos de Doméstico

HERNÁN PÉREZ

Hernán Peréz nace en 1992 en un barrio de Macúl sumergido entre el fútbol, la iglesia, y la calle. Una triada que representa la base de su escritura en el poemario Doméstico. Su relación con la literatura nace en una edad tardía, alejado de un hogar donde los libros tienen valor. Sus poemas atraviesan la idea de la palabra hermosa, la escritura elevada, siendo estas normas reemplazadas por colores grises, una visión cruda de la realidad que forjó su recorrido por los barrios de Santiago. Mientras estudia teatro descubre su pasión por la dramaturgia escribiendo obras para sus compañeros. Después se traslada a vivir a Iquique donde obtiene su título de panadero, al igual que gana un fondo medioambiental con la obra titulada Llamas en la Ciudad. Ha escrito Carnval en el Salar, también ganador del fondo medioambiental, y la obra de marionetas Submarina. Actualmente reside en Santiago.  


CHILE

y el fútbol

negocio redondo

La fachada bonita

Los pobres con casa

Los niños patriotas

Los sueños callampas

Plaga

Trampa

Plata

no hay

la sofía es puta

se la chupa al miki roni

eso dicen

por quina

por quina 

por quina

le saco el escombro

el pol no se baña

NO se ríe

NO se habla

NO se cree

NO sé

eso dicen

que la rosa

su mamita

tomó cloro

pa desinfectarse

del mal olor

de su hijo

bacteria

en las paredes

hongo

en el pan

moho

en las cortinas del baño

en la boca

en los ojos

en los dientes

de las personas que se juntan 

de pasaita en la plaza

de maicillo y caca

y rumorean 

que el Felipe

estuvo en el mir

que recibe plata 

por ser comunista

que se pega cabezazos

con las granadas vencidas

que quedaron

de la dictadura

duro

llora y ríe

y habla como con el residuo 

de la tortura sobre sus labios

agotados

de un mártir frustrado

que parece

sus vecinos odian

así dijo

la señora Luci

que le contó 

el tío Hicho

cuando estaba en el club del barrio

y escuchó al juan barza

que había soñado con

la pobla

la vía doce

la Ruti

los narcos

el Hans

el Berna

los evangélicos

la señora Luisa

don Lalo en el suelo

el Nico chico

el Curri chico

diego soto-care poto

la pelota

la Muriel

la Ingrid en el negocio

escuchando 

que el asbesto 

nos salvó la vida 

que el asbesto nos dio 

un techo

eso dijo el gobierno

eso dicen los cuentos

Angustia…

Se mueren de penas

Que ya ni saludas

Que  ya ni miras

Que ya ni hablas

Papito te empeño mi alma

Por favor

Por favor

Por favorcito

Tio Yoni

Usted me entiende

Usted me conoce

Gracias 

Muchas gracias

De verdad gracias

Que le diste trabajo 

A tu hijo

Embolsando tus sueños.

El Yoni

Llegó viejo al barrio

Después que se pololió 

A la Raquel

El loco

Creyó jugar a la pelota 

Pero era malo

Aunque se esforzaba por 

Correr detrás 

Del camión de la basura

Tiraba

Bolsas negras

Gente tiesa

Gente güeña

Niños flacos 

Pañales con tierra

Objetos podridos

Vidrios

Y comida añeja

Y las mexicanas

Le tocaron la puerta

Con plomo

Con grises

Con moscas.

De casas y casos

Esta mancha no sale.

Este día no termina. 

Las cortinas no se abren.

Súbele el volumen a la tele,

no la apagues.

Quiero hablar con alguien.

Que me escuche llorar y no se espante.

Tengo sueño. Dormir se me  hace tan difícil. Me quedo mirando el techo y me pongo a sacudir las ideas para estar tranquila.  Pero la tranquilidad me incomoda. El silencio me provoca comezón.  Las heridas no paran de sangrar. Y me acuesto a su lado, bajo una sábana que pesa como fierro. El mismo fierro. Y el mismo amor. Los hijos se pudren y la raíz parte la casa. Yo sigo dentro. No puedo salir. De alguna forma tengo que organizarlo todo y limpiarlo todo. Que se vea bonito. Mire mi cara. Los años pasan. El mismo chaleco que nunca termino de tejer. Bajo la promesa,  ahora sí que me voy. Ahora sí que se acabó. Se acabó el quix, la cera, el cloro y la infección sigue pegada al mismo muro  que sostiene la casa. 

¿Quiere que lo mate?

No puedo, usted me reta.

Me voy señora.

Pero esto no se trata de mi señora. 

Porque yo me voy y usted se queda con el problema.

Via doce                                                        En la casa                                                         Raravez 

Me quedo aquí  a que la carne se cocine punto no coma

cruzando________________________________________________la calle

cruzando_________________________________la calle hay unos juegos

que se sostienen por pura compasión.

                                                                                     la araña

                                                                 el balancín

                                             el resbalín

                        el sin fín 

de                                       niñas y niños

que se trenzan en los fierros

                                                                            a media noche

                                                                                                         a medio dia

                                                                                                                                 a medias

                                                                                                                                                    apenas

(Me cobijo en el metal 

frio/caliente

roido 

descascarado).

                                            se inventan sonrisas

nos salen costras

                                                                                se tararean canciones

los secretos desaparecen

                                                                             el cielo nos descubre ahí

en medio de tierra

y moco

                                                                                                                                    seguimos aquí.

me moriría así,

                         pero la estamos pasando tan bien

mejor…

             cuando me entre

               cuando me llamen

                  cuando se lleven los juegos

                      cuando no nos quede infancia

                                                                      para compartir

                          cuando el juego 

                                                   ya no sea juego

y la araña

                                                                                                                                    un fierro doblado 

y el resbalín 

                                                                                                                               un fierro resbaladizo

                                                   y el sube y baja

                                                                             me baje 

                                                                                           y me golpee 

                                                                                                                                                 la adultez

                                       y ya no nos queden sonrisas para inventar

                                                       cuando las heridas ya no sanen con costras 

                                                                                                                             con forma de plaza

y el cielo pase desapercibido por nuestras cabezas camino al trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s