Otra lista más:
los libros del 2020

Gabriela Alburquenque y Jorge Núñez Riquelme

En un año donde leer fue otra de las cosas que se rearticuló; Gabriela Alburquenque y Jorge Núnez Riquelme hacen un repaso por los libros que lxs remecieron este 2020. Esta lista no es una lista de los mejores libros de este año, es una lista de los libros que se ahuecaron en los afectos para remover más de una fibra. 

Con ustedes, otra lista más: 

El último cuerpo de Úrsula, Patricia de Souza. Los libros de la mujer rota

Si leer es un refugio, El último cuerpo de Úrsula fue mi refugio en esta cuarentena. Conmovedor y al hueso, es la tercera novela de Patricia de Souza, publicada por primera vez en el 2000, y en ella se reafirma la vigencia de la literatura y por qué volvemos, una y otra vez, a algunos libros. Un relato que recompone el tejido de la literatura a la luz de la carne y la detención de una vida que no cede. Una experiencia literaria que se pregunta por el significado de una vida más allá del cuerpo o, sobre todo allí. 


Poeta chileno, Alejandro Zambra. Anagrama

Al mismo modo que pensamos nuestra relación con un libro como Los detectives salvajes, podemos pensar nuestra relación con Poeta chileno de Alejandro Zambra. Un libro que da cuenta de la destreza de Zambra para situar la imagen en sus pliegues inútiles, tranza en las relaciones humanas e institucionales para erigir un recorrido panorámico donde la ironía o lo zambresco, toma su lugar en la composición de la escena. 


Debimos ser felices, Rafaela Lahore. Montacerdos. 

Crudo y sustancial. Una novela que funciona desde el montaje y el fragmento. El debut literario de Lahore implica reconocerse en el acto de escribir, y en ese reconocerse, los afectos y el eje de las relaciones se desvanecen. El vínculo entre madre e hija como símil a una nota de suicidio, como símil a una postal veraniega: hay más espacios que podemos encontrar en la amplitud de la vida. 


Quién amasa las olas, Maximiliano Díaz. Ediciones Overol

Recuerdos de la infancia, memoria, despliegues de paisajes y de constelaciones familiares. Maximiliano Díaz hace de sus poemas entreguen la quietud necesaria para poder disfrutarlos. Un manejo del ritmo que hace ágil y placentera su lectura. Con una total consciencia de la muerte y de la levedad de la vida, Díaz nos entrega pasajes llenos de belleza y de forma  desprendida.


En el lugar de la mano el ímpetu de un río, Julieta Marchant. Bisturí 10

La poesía de Julieta Marchant implica sumergirse en un lenguaje donde lo ajeno se hace propio, donde el lenguaje corta al lenguaje. El pensamiento persigue la idea de la poesía y allí, como una disección de las imágenes, a la par del cuerpo, a la par de la escena, el recuerdo, la voz, surge el poema. Marchant es prolija en hacer de lo observado una experiencia sutil, en la cual su hermetismo que oculta, también muestra. 


Los muertos indóciles, Cristina Rivera Garza. Los libros de la mujer rota

Una puerta de posibilidades de lo que podría ser la literatura hoy. Rivera Garza atraviesa los estudios literarios con el lenguaje y sus usos como eje de nuestro siglo. Estos ensayos, que van desde el plagio a la reescritura, el análisis literario a las nuevas tecnologías de comunicación, es una invitación a pensar en el lenguaje y trazar nuestros vínculos con él en las escenas contemporáneas apabulladas por la violencia que habitamos, o cómo se despliega nuestra relación con las palabras.


Alfabetos desesperados, Catalina Porzio. Laurel editores

Una comunicación defectuosa que nos cruza y descruza. Catalina Porzio revitaliza lo que podemos entender por comunicación y qué lugar ocupa el lenguaje allí. Urdir en la lengua, mascullar, engullir y expulsar una relación con las palabras y sus relieves. Este libro, que es también un código de lenguaje que nos entrega su autora, no sólo prueba la tesis de Benjamin sobre el lenguaje como detención en la comunicación, sino que la repiensa en cada fragmento.


Le viste la cara a Dios, Gabriela Cabezón Cámara. Los libros de la mujer rota. 

Un encuentro con el perfil más duro de la belleza –o la beyeza– que encontramos en las palabras. Acaso por eso, cuando entramos en Le viste la cara a Dios, no tenemos la certeza de poder salir. Con Gabriela Cabezón Cámara no tenemos sólo una actualización de La bella durmiente, sino la crisis que se nutre de todo un sistema patriarcal que toma forma en la trata de mujeres, la violencia de un continente, y su impunidad desmedida. Cada página, cada palabra, se inscribe en la piel como dolor latente. Una reescritura en la que el acto de re-escribir, implica una denuncia –y renuncia–. 


Dime cuándo vienes. Cartas de amor, 1893-1917, Rosa Luxemburgo. Trad. Angelo Narváez León. Banda Propia Editoras

Entramos en este libro como intrusas, como lectoras que buscan un pliegue en el hacer de una vida. Y en ese cruce entre lo íntimo y lo social, lo privado y lo público, el perfil de Luxemburgo se nos aclara: una mujer que tensionó los márgenes del discurso y la realidad en sentidos políticos, afectivos, sociales y humanos. Si el activismo político de la mujer, tras el discurso y en la sombra de lo íntimo, tuviera un cierre, Dime cuándo vienes más que un cierre sería una ventana abierta por la que entrar a mirar. 


No es un río, Selva Almada. Literatura Random House

El lenguaje como trinchera desde la cual se anda en la vida. La espesura de las palabras, si acaso tuvieran una medida, cobran forma en esta novela cuya lectura no podemos abandonar porque la escritura, la arquitectura del relato, nos exige resistencia en el oído. Y en esa exigencia, un modo de relacionarnos con lo que nos rodea. Toda palabra encierra un silencio, y Selva Almada –una de las cumbres de la literatura argentina de nuestro siglo–, recorre esa idea en la construcción de sus personajes, en el modo de hilar la historia y, sobre todo, en la relación entre ritmo y discurso al abordar relaciones humanas, amor, violencia y muerte. 


Insomnio, Marina Benjamin. Trad. Florencia Parodi. Chai Editora

Un ensayo brillante. Desde el fragmento y lo híbrido, Benjamin relata -como si fuese un viaje profundo- su experiencia con el insomnio en su vida personal. Con un amplio recorrido de figuras culturales y un gran despliegue de citas, su cercanía con la noche (destaca la descripción de los tipos de oscuridad que se presentan) y lo solitario del no dormir hace de este libro una lectura imperdible, sobre todo ahora que es verano y a algunxs nos cuesta dormir un poco más.


La azotea, Fernanda Trías. Laurel Editores

Algunos críticos y periodistas culturales dicen que estamos en presencia de un nuevo boom latinoamericano. Esta vez, liderado por mujeres. La punta de lanza de Uruguay es Fernanda Trías. La azotea es una novela que de alguna manera se adelantó al delirio del encierro que se vivió parte de este año, y de cómo ese escenario al que Clara está expuesta (el encierro como exposición, aunque suene contradictorio). La claustrofobia y paranoia de la protagonista logran atrapar (y angustiar) a quién lea esta novela. Ideal si quieres salir de tu zona de confort.



Todo es personal, Simón Soto. Ediciones Universidad Diego Portales 

Exposición, fragilidad, drogas, y huir de ellas. De esto y mucho más va Todo es personal, diario de Simón Soto en donde relata el inicio de su rehabilitación de las drogas. En este libro, lo primordial es narrar los hechos tal cual sucedieron y sintieron. A modo de bitácora, y más allá del relato del cotidiano de su padecimiento (destacan los sueños, a modo de revelaciones, miedos, y quizá deseos ocultos), el despliegue de lecturas y referentes que tiene Soto (Borges, Fabián Casas, Antonio di Benedetto, Ingman Bergman, Tolstoi, entre otros) y el making off de la escritura de la novela Matadero Franklin son un atractivo para aquellos lectores que quieren conocer el perfil y la afiliación del autor ganador del MOL 2019.


Dolerse. Textos desde un país herido, Cristina Rivera Garza. Ediciones del Cardo

Cristina Rivera Garza es una intelectual latinoamericana que ha sabido interpretar e integrar en su obra las  nuevas teorías y paradigmas del siglo XXI. Dolerse es una recopilación de ensayos que describen la raíz de la violencia y sus prácticas en México. La obra compila escritos personales que “forman parte de la reconfiguración de lo visible, lo decible y de un paisaje nuevo de lo posible”, como dijera su autora en una entrevista para El País.


Mi ojo tiene sus razones, José Watanabe. Editorial Aparte

José Watanabe fue un destacado poeta peruano. En su obra se puede apreciar la herencia de la cultura japonesa y la sincronía con la cultura del Perú. Su poesía hace alcance en lo que puede ser visto, y por lo tanto, lo que excluye el ojo es también parte de un poema que no fue escrito. Este libro es una gran oportunidad y puerta de entrada para quienes aún no conocen su obra, en donde lo cotidiano cobra una vitalidad de grandes alcances de belleza.


Fin del verano, Chika Sagawa. Trad. Sebastián Gómez Matus. Abducción Editorial

Una poeta que rompió con una tradición. Fin del verano de Chika Sagawa es una invitación a conocer a una de las primeras poetas modernas de Japón. Dejó de lado los diferentes tipos de métrica y comenzó a escribir en verso libro, una herejía en su época. La poesía de Sagawa está llena de referencias de una cultura de tradiciones y jerarquías. En ella, la contemplación de la muerte y de lo finito como un estado de reminiscencia perpetua, y de la presencia de la nieve como un manto omnipresente que todo lo cubre, cautiva y aclara.


Preguntas frecuentes, Nona Fernández. Alquimia ediciones

Una de las discusiones que presentaron algunos intelectuales durante este año fue si acaso era tiempo de escribir sobre la pandemia o no. Unos estaban a favor, y otros en contra. En este escenario de confinamientos y mascarillas se publica este libro. En esta novela breve, Nona Fernández se hace cargo de dos temas relevantes que ha vivido la sociedad chilena: el estallido social y la pandemia por la covid. Con diálogos entre N y A, con imágenes incómodas y reveladoras (destaca la diagramación para potenciar ciertos mensajes), Preguntas frecuentes toma el riesgo de escribir, en pleno desarrollo y  sobre la marcha, sobre sucesos muy recientes. Es probable que se presenten otros títulos y libros sobre este tema, hay quienes piensan que con la distancia podrán apreciar los hechos. Fernández se adelantó a todos, de manera potente, y dejó la vara muy alta para quienes quieran escribir sobre los últimos sucesos que ha vivido la sociedad.


Mala lengua, Álvaro Bisama. Penguin Random House

Hay casos en que la primera página de un libro atrapa o no atrapa. La primera página de Mala lengua atrapa, y con creces. Álvaro Bisama realiza una crónica que describe la vida y obra de Pablo de Rokha, un poeta incómodo en su momento, como todos los que son genios en su departamento. Tal y como Josué Navarrete escribió en esta revista digital: «De Rokha es un cúmulo de trozos que vemos en las sombras; lo escondido de todo eso que se instauró como un halo apocalíptico de palabras destructoras del mundo para una fortaleza de la inconsciencia, canalizando así, a través de su extensa obra, los rápidos y violentos procesos sociales del Chile del siglo XX». Bisama devela las diferentes perspectivas del mito rokheano, haciéndolo propio en su obsesión.     


Y tú, ¿tan feliz? Bárbara Carvacho. Caballo de troya

Una mujer aborta en un país en donde abortar es un delito, en donde hacerlo en la clandestinidad es la única vía para algunas. Una crónica personal que a ratos se transforma en un ensayo descarnado y revelador. Carvacho mezcla los géneros a su gusto, y con una libertad que no incomoda. Ante la violencia que sufren las mujeres en Chile, Carvacho además devela consejos para abortar con seguridad. Lo autobiográfico por la experiencia es también apoyado en una segunda parte con una serie de datos crudos. Si estás a favor o en contra del aborto, este libro te ayudará a tomar posición.

Este libro fue publicado en 2019 por editorial La Secta, y reeditado en España este año en Caballo de Troya, dentro de la curatoría realizada por los escritores Luna Miguel y Antonio J. Rodríguez


El lenguaje es un arma de largo alcance, compilación de Flavio Dalmazzo. Pez Espiral

Un libro sin autoría. Un libro en donde la autoría son muchxs. Flavio Dalmazzo compiló los escritos de diferentes muros rayados durante el estallido social. De diferentes autorías, sí, pero que encausan a un mensaje colectivo. Dalmazzo cierra el año de Pez Espiral con un gesto potente, una compilación que escapa de esa pintura gris, que censura lo que ya está dicho. Y resuena.     


Bakkhai, Anne Carson. Trad. Bernardita Bolumburu. La pollera ediciones

Novedad literaria que tiene por fuerte la traducción porque la habilidad de Carson para hacer y deshacer con la literatura, a estas alturas, no es novedad. Lo interesante de Bakkhai es que el ejercicio de la traducción fluye como actualización de la obra, los personajes, problemas y ejes que urden la tragedia griega al modo que la concibieron lxs clásicos. En Carson, Las bacantes de Eurípides es traducida y actualizada en un paralelismo que pone en relieve lo contemporáneo y lo clásico, en Bolumburu, el ejercicio es amasar el genio de Carson a la hora de traducir la tragedia griega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s