Cuatro asesinas y una cultura herida
Las homicidas de Alia Trabucco Zerán

Diego Leiva Quilabrán

En marzo de 2019, Editorial Lumen lanza Las homicidas, una serie de cuatro ensayos de Alia Trabucco Zerán sobre cuatro mujeres homicidas del siglo XX chileno: Corina Rojas, Rosa Faúndez, María Carolina Geel y María Teresa Alfaro. En abril del mismo año, sale una segunda edición, con correcciones y un nuevo epílogo que se suma al ya existente. 

Casos incómodos de explorar, archivos judiciales perdidos en estantes y voces de mujeres aun más perdidas entre una marea de documentos de los Tribunales y los medios se interrelacionan para producir estos ensayos. Ellos transitan desde el escabroso detalle de peritajes de la época, hasta las interpretaciones sociológicas y culturales en torno al género, por la coordinación de diferentes discursos públicos: el legal, el mediático y el íntimo (de las victimarias, cuando se puede, y de los testigos de los hechos, las más veces).

«¿Quién vigilará a los vigilantes?», preguntó el poeta romano Juvenal. Trabucco parece responder poniendo su mirada sobre los esquemas culturales que esos vigilantes pusieron en juego, cuáles fueron sus dudas, sus motivos, sus juegos retóricos para condenar a las homicidas. No se trata, no puede tratarse, para la autora, de quitar de contradecir las condenas o de exculpar a sus protagonistas. «La verdad judicial sobre cada uno de estos casos […] fue establecida por los tribunales de justicia. Mi ensayo, como todo ensayo, interroga, conjetura, reflexiona, asocia y cuestiona des una mirada particular, la mía», aclara en el segundo epílogo. En todas esas acciones, quien juzgó queda abierto al juicio de la investigadora y abogada: sus neurosis ante las amenazantes figuras femeninas, casos extremos de transgresión, emergen a través de los titulares, las fotografías, las sentencias, las estrategias de acusación y defensa.

Esposas, madres y/o trabajadoras, por un lado, asesinas por otro. Los esfuerzos de la autora se dirigen a que esos dos lados se recompongan en imágenes unitarias de mujeres contradictorias, con total agencia. En su prosa ya no aparecen celosas, ni despechadas, ni pasionales ni irracionales. Aparecen totalmente como mujeres, que trasgreden un orden, y que son llevadas a la corte para ser juzgadas con las artimañas del juicio a su género completo. Los casos se extienden más allá del anecdotario judicial. Trabucco los conecta con puntos concretos de la historia cultural del país y con el desarrollo del feminismo, sincrónicamente; traza líneas de continuidad con las reescrituras de ellos, de obras a lo largo del siglo que han retomado sus historias, mediadas por la ficción literaria, la música, la instalación, la performance y, mediante ese gesto, vuelve sobre un problema histórico. Las homicidas exhiben los límites del aparato que las lee a ellas y a todas las mujeres. Las homicidas es un conjunto de textos en que la sangre chorrea hasta encontrarse con la historia de una clase, de un género y de un país. Da cuenta una labor investigativa exhaustiva, en que gracias a la heterogeneidad del ensayo, juega con los límites de la ficción, se permite narrar, se permite impostar voces, se permite aparecer ella plena leyendo, interrumpiendo su propio monólogo para irrumpir en una posición distinta. La autora logra leer a otras y leerse a sí misma investigándolas. No se permite, y allí la riqueza de esta obra, evadir ni los callejones sin salida de la ley ni los de su propio camino reflexivo. Sabe, en definitiva, porque hace gala también de sus lecturas teóricas, que el delito es una frontera y que con él en el foco puede hurgar las heridas de la cultura patriarcal y sus discursos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s