El tiempo absoluto

Diego Leiba Quilabrán

Veintinueve años pasaron entre la primera edición de Del cosmos las quieren vírgenes (1977) y su rescate, realizado por Imbunche Editores, que se suma a la reedición del volumen de cuentos Juana y la cibernética, ambos ocurridos el 2016. Los esfuerzos de la editorial por reposicionar el nombre de Elena Aldunate, apodada «la dama de la ciencia ficción», continuaron el 2018 con la publicación de la serie de libros Ur y…, enfocados en un público infanto-juvenil.

La trama de Del cosmos las quieren vírgenes es simple y profunda. Una profesora del valle del Elqui queda embarazada sin haber tenido sexo. Su pareja, un astrónomo en ascenso y funcionario del Observatorio del cerro Tololo, es quien la acompaña. Una familia nuclear, que no termina de enterarse del misterio ni de comprenderlo, es el círculo íntimo de esta madre virgen favorecida por «La Presencia» y tocada por las mariposas azules, sus curiosas enviadas. 

En el árido Norte Chico semiárido, los tiempos se condensan, corren de extraña manera. El Tololo es el hogar de una impresionante obra de ingeniería en favor de la ciencia, que «parece una enorme langosta entre azul y naranja», se dice, «cuyo tubular termina en un gran ojo de cíclope. Gigante, gigante, metálico y frío». Allí «se abre la ciudad del futuro». Una ciudadela para los astrónomos y estudiantes la rodea, con una infraestructura digna de «los grandes hoteles del mundo». Sin embargo, desde los ventanales de los dormitorios «se veía solo un paisaje desolado, nada; solo a lo lejos, un horizonte redondo arenoso y de suaves planicies que se perdían iguales, iguales hasta el infinito…». Este escenario, industrial y científico, referido a través del antiguo cíclope y rodeado por un seco silencio, es el escenario de las proyecciones hacia el pasado y el futuro.

En pleno valle del Elqui, Teresa, la protagonista, es el centro de una renovación de lo humano por impulso de una fuerza incorpórea y suprema. Con ella como punto de partida, Elena Aldunate reescribe el mito adánico, para girarlo sobre sí, para describir su violento fracaso, y reestructurar la promesa utópica de la plenitud. Del cosmos las quieren vírgenes es un intento de mito desde el lugar de una Eva rural y abierta al mundo, a la Tierra y al espacio. Desde su particular, Aldunate explora un tiempo absoluto que transcurre montado sobre una promesa rota de lo humano y lo divino, polos que se reencontrarán. «Bendito sea el fruto de tu vientre», podría decírsele a Teresa y a cualquiera de las 7.000 vírgenes como ella que dan a luz a las 7.000 niñas que renovarán un pacto. 

Así como el tiempo, el espacio también se expande más y más. La creencia en ovnis de origen extraterrestre y la historia del cabo Valdés, son parte de un repertorio popular, una suerte de folclore massmediático, sobre lo que puede haber más allá fuera del planeta y lo que pasaría si viniera a nuestro encuentro. Allí afuera, sobre todas las cosas, existe «La Presencia», ella observa y vuelve a dar la oportunidad en los comienzos del siglo XXI. Una oportunidad mediada por el conocimiento y la memoria: profesora y astrónomo son madre y padre no tan solo de la niña, que aprende rápido y directamente de «La Presencia», al tiempo que sociabiliza; educación y ciencia son los modelos de certeza, del interés en el saber y de su administración, de la capacidad reproductiva y memoriosa del humano futuro.

Así transcurre Del cosmos las quieren vírgenes, como una reescritura del mito, como un deseo de utopía del lugar estable, para la humanidad en su conjunto y, por qué no, de un nuevo pacto entre sexos. Es un relato especulativo intimista, preocupado por las sutilezas de lo humano, del cuerpo femenino y el caos de la historia, sin mucha descripción de un aparataje técnico-científico que rodee cierta experiencia en la provincia. Lo preciso para abrir las proyecciones en todas direcciones: a lo que hubo, lo que habrá, lo que está allí afuera y lo que puede guardarse en el centro más inexpugnable de lo humano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s