Últimamente escribo historias de animales y trato de que sean divertidas porque la realidad está siendo especialmente dura

María José Ferrada

por Cristián Hualacán

La mayoría de los libros de Maria José Ferrada (1977, Temuco) están catalogados como literatura infantil. En plena pandemia se editó Había luz o algo parecido a la luz (editorial USACH, 2020) su último poemario, que junto a su novela Kramp (Emecé, 2017) se adentra al grupo etario de «adultos». El libro fue ilustrado por Rodrigo Marín, donde lo visual y escrito funcionan en un diálogo constante. Hace unos meses recibieron el Premio a la Edición de la Cámara Chilena del Libro 2020. Dentro de la obra los textos exploran el abandono de los bosques, una aldea dividida por el roce de las piedras del río, sumergidos latidos de mirlos y un ojo especial para la naturaleza. Leer la obra de Ferrada es poner la oreja a lo que dicen las «cosas», por simples que sean, algo así como lo pensó Georges Perec: lo diminuto tiene su propia historia. 

  1. Tus libros en general están catalogados como literatura infantil y juvenil, pero este poemario junto a Kramp (y dentro de poco con El hombre del cartel (Alquimia, 2021), se dirige a lectores, entre comillas, grandes. ¿Cómo nació la idea y el proceso de publicar Había luz o algo parecido a la luz 

Creo que comencé a pensar en esto cuando, hace muchos años vi un documental que se llama El castillo de arena. Un corto hecho con stopmotion a fines de los setenta que cuenta la historia de una pequeña civilización que aparece y después de un rato –pueden haber sido minutos o milenios– desaparece. Era niña cuando lo vi y me impactó pensar en esas formas que nacen, se desarrollan, crean todo un sistema y luego  desaparecen, dejando solo restos. Puedes pensarlo a gran escala: estrellas de millones de años, o a escala pequeña: organismos  que solo puedes ver a través de un microscopio. Ambos, en distintas velocidades, están sujetos al mismo ciclo aparición, mutación, desaparición. Nada que esté vivo escapa a eso. Había luz o algo parecido a la luz intenta seguir ese movimiento. 

  1. Generalmente tus libros van con diferentes ilustradores.¿Cómo pensaste el libro junto a Rodrigo Marín? 

Los libros ilustrados son libros hechos a cuatro manos. Rodrigo tomó los poemas y a partir de ahí hizo un trabajo visual que transforma el libro en otra cosa. Yo no participo mucho de esa parte, porque cada uno maneja su lenguaje. Creo que en este caso la propuesta visual, las imagenes, se mueve hacia lo que está fuera del plano textual. Por lo mismo, es capaz de captar seres que deambulan en los bordes del texto. Hay osamentas, naturaleza que crece e invade las estructuras abandonadas. También está la presencia de lo artificial que a estas alturas no podemos separar de lo vivo. 

  1. A pesar ser muy sutiles, los poemas de Había luz o algo parecido a la luz exponen un abandono y rastros del afecto relacionados a la naturaleza. Desde la Revuelta Social, la naturaleza también se levantó como un tema a discutir y defender. ¿Cómo es poetizar la naturaleza en este trance, qué tienen que decir los poetas desde ese lugar? 

Bueno el ser humano es un animal bastante complicado, que siente que está por encima de todo lo demás y que controla los ciclos. Tenemos una necesidad de posteridad que es medio ridícula. Por lo mismo, como lectora, me interesa la poesía, que me saca del discurso y me ayuda a cambiar de escala. Cuando leo a Shuntaro Tanikawa, por ejemplo, que habla de dos seres que de modo improbable  –«dos mil millones de años luz de soledad»– se encuentran y reparan uno en el otro. Cuando habla de la fuerza de las soledades que se atraen y se encuentran, porque hay algo llamado «la métrica del corazón» es como si los equilibrios rotos tuvieran una posibilidad de sintonizar con este ritmo común y restablecerse. 

  1. Tienes una manera particular de ver la violencia en tu obra. Uno de los principales grupos vulnerados durante la Revuelta Social o incluso con la pandemia han sido niños y niñas pobres. ¿Cómo interpretas la violencia para poder escribir? 

La violencia aparece, porque trabajo con niños y ellos son el grupo de la sociedad que la experimenta de manera más directa. Me interesa usar mi escritura para que los niños tengan una pausa entre tanta dificultad. Últimamente escribo historias de animales y trato de que sean divertidas porque la realidad está siendo especialmente dura. Me gustaría que si el día no fue bueno, el libro los haga sonreír un poco. Eso por una parte. Por otra está el tema de visibilizar como los niños experimentan esa violencia que mencionas. En Kramp y en El hombre del cartel, que también tiene un niño como narrador, trato de mostrar la forma en que estos niños de distintas épocas y espacios experimentan el mundo que hemos construido los adultos. 

  1. Estuviste escribiendo los prólogos para las obra de Yasuri Kawabata y tienes una relación bien profunda con las culturas orientales, desde el tono de tus poemas hasta un diario relacionado con Japón. ¿Podrías contarnos un poco más de esa relación con la cultura japonesa?

Era adolescente y un tío que desarmó su biblioteca, me regaló unos libros de autores japoneses. Kawabata, Mishima, Dasai. Debo haber tenido unos quince años y quedé impactada ante esa belleza que era al mismo tiempo repulsiva. Era un tiempo en que no había muchas traducciones, entonces creo que esa sensación de que si encontraba un libro japonés había dado con una especie de tesoro oculto, ayudó. Este ultimo tiempo he estado leyendo a las primeras escritoras modernas que retrataron a los personajes anónimos de la postguerra. Personajes de una fragilidad absoluta, llenos de contradicciones. Una especie de literatura del fracaso. Hoy encuentras todo eso en español, así que es más fácil ahora que hace veinte años. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s