«No escribo para dar mensajes»:
entrevista con Margo Glantz sobre Doscientas ballenas azules y cuatro caballos

Kari Lynn Figueroa

Margo Glantz es una escritora y académica mexicana cuya plasticidad literaria, libertad en la estructura narrativa, forma de ver las cosas en sus historias, relatos, terminan por posicionarla como una autora latinoamericana imprescindible.

Doscientas Ballenas Azules y Cuatro Caballos es una obra que se divide en dos partes. La primera, nos relata los peligros en los que se encuentran los maravillosos mamíferos marinos y su pronta extinción debido a la inconsciencia y avaricia humana. La segunda, narra la belleza e importancia de los caballos como seres que nos han acompañado orgullosos a lo largo de nuestra propia historia y cómo nos hemos olvidado de ellos.

Ambos textos poseen una clara influencia de la mitología e histórica. Debido a esto, la obra de la autora no se resume en un texto que nos detalla admirablemente sobre dos especies tan distintas, sino que fusiona a cada animal con la existencia misma del ser humano.  Tanto para bien como para mal, el recorrido que tenemos evolutivamente con la ballena y el caballo, sacan a relucir la naturaleza de las personas con su entorno, y el poder que tenemos para dominar, así como también para destruir. 

 1.-¿Cómo definiría la esencia de Doscientas Ballenas Azules y Cuatro Caballos?

¿Esencia? Me interesa sobre todo en las ballenas su belleza, su carácter simbólico, el hecho de que sean mamíferos y vivan en el agua como los peces, es decir, su naturaleza anfibia. También, como uno de los más bellos personajes literarios, el Leviatán de la Biblia, la ballena de Jonás o Moby Dick, la enigmática ballena blanca del libro de Herman Melville.

Los caballos son asimismo bellos, ágiles, sedosos, y durante mucho tiempo, como las naves, indispensables en la vida cotidiana, para viajar simplemente, como medio de locomoción cotidiana o para guerrear: famosa es la frase del Ricardo III en la tragedia de Shakespeare cuando exclama al final de la batalla: “Mi reino por un caballo”. Varias de las más bellas estatuas y pinturas de la historia del arte son ecuestres. Sería imposible separar al Quijote de su Rocinante o al Cid de su Babieca.

2.-¿Qué mensaje quisiera que reciban sus lectores del libro?

No escribo para dar mensajes.

3.- Según la representación de cada uno en su obra ¿Cree que el caballo y la ballena son la contraparte simbólica del otro o los considera figuras complementarias? 

Las  ballenas son mamíferos, recorren enormes distancias, prácticamente todos los océanos, y  durante el siglo XIX la grasa de la ballena fue indispensable para la industria y para la iluminación, tanto de las viviendas privadas como de  los establecimientos públicos, es decir hasta hace poco tiempo fue lo que ha sido el petróleo, que está siendo substituido por los combustibles no fósiles.  Además de su grasa, y ese contraste me fascina, dentro del cuerpo de la ballena está el ámbar gris, materia fétida que se usa para confeccionar perfumes.  Por desgracia, actualmente en Japón y Noruega se sigue cazando a las ballenas ya en peligro de extinción, como muchas otras de las especies naturales.

Los caballos, como antes dije, son animales emblemáticos. Se me ocurrió enlazarlos cuando uno de los caballos de la catedral de Venecia.

4.- Llevándolo a su propia cotidianeidad ¿qué representaría la ballena en su vida?

Creo que ya le he contestado. Además, me retrotrae a ese mundo de aventuras que tanto me entusiasmaba cuando de adolescente leía sólo por placer, y al leer y releer, sobre todo Moby Dick, me atrae enormemente la estructura tan complicada y tan moderna del libro y entiendo por qué tardó tantos años en ser comprendido el libro de Melville,publicado en 1851 y recién apreciado hacia 1920: como Stendhal y otros más se adelantó a su tiempo. Quizá también porque yo escribí desde las páginas de un libro y él desde las de un barco ballenero.    

5.- Durante el proceso de escritura ¿Dónde busca la inspiración al momento de estancarse en un texto?

Cada texto tiene sus problemas y cada uno se resuelve de manera diferente. A veces la gestación puede tardar muchos años, en otras parece fluir desde el principio e ininterrumpidamente.

6.- Ha enseñado en diversas universidades. A grandes rasgos ¿Qué busca entregarle a sus estudiantes?

Quizá mi pasión por la lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s